m rodriguez pastor,gabinete biosalud,perder peso,obesidad,celulitis,colesterol´triglicerido,acido urico,azucar alto,diabetes,higado inflamado
  Dietas de proteinas -M. Rodriguéz Gabinete BioSalud
 

Dietas de proteinas

Dietas Proteinas
Dietas de proteinas recuerdo el primer coche que me compre haciendo horas en el taller del Sr. Andrés después de terminar mi jornada de trabajo y de estudios, un Seat 1500 a Diesel de segunda mano, por aquel entonces un coche a gasoil era un lujo, la diferencia en cuanto al precio del combustible respecto a la gasolina era considerable y esto hacia que los precios de los vehículos a diesel se encareciera, cuando ibas a repostar en los surtidores no sonaba una vocecita indicándote el tipo de diesel que habías elegido, una vez me equivoque y en vez de ponerle gasóleo A le puse B, el coche en principio iba bien y la diferencia en cuanto a velocidad por lo menos para mí no era significativa, pensé igual de dinero y casi el depósito lleno, no duro mucho el invento, un día no solo le costó arrancar sino que a mitad de trayecto se paro, preocupado se lo conté al Sr. Andrés , cuando abrió el capo, se tiro las manos a la cabeza y dijo “NO HE VISTO TANTA PORQUERÍA EN MI VIDA” inyectores inservibles, filtros embozados, carburador echado a perder un desastre, el Sr. Andrés me miro y exclamo “QUE HAS HECHO” se lo conté y respondió ”PUES PREPÁRATE CHAVAL QUE TE VA COSTAR MÁS EL COLLAR QUE EL PERRO” estupefacto pregunte de manera entrecortada y prácticamente imperceptible ¿Por qué? la respuesta fue simple y clara ”PORQUE EL GRADO DE IMPUREZAS DEL COMBUSTIBLE QUE LE PONES RESPECTO AL QUE DEBERÍAS PONERLE ES SIGNIFICATIVA” qué razón tenía aquel hombre, lo limpiamos todo, repusimos lo inservible y todo volvió a la normalidad, en este caso lo único que se reboto fue mi bolsillo, aquello que creí haber descubierto resulto ser más antiguo que el primer estornudo, entendí entonces que si quería no tener problemas en el futuro con él me llevaba a todas partes había que cuidarlo.

Dietas Proteinas 2No suele ser suficiente y menos aconsejable comprarse un libro con la dieta de moda “Proteínas” y seguirlo a rajatabla, sobre todo si hay alteraciones acompañantes como colesterol, triglicérido , acido úrico, estreñimiento, este tipo de dietas no son aconsejables en personas con problemas de riñón, hígado, diabetes o alteraciones cardiovasculares, nuestro cuerpo para funcionar necesita combustible y solo disponemos de dos uno bueno que es el que proviene de los azucares y otro malo el de las grasas, el objetivo de las dietas proteicas es utilizar nuestros propios depósitos de grasa como único aporte energético ya que en este tipo de dietas los azucares están restringidos por no decir suprimidos, las reservas hidratos de carbono desaparecen en 24 horas consumidas principalmente por los músculos y en 48 horas nuestro cerebro empieza a consumir cetonas procedentes de nuestros depósitos de grasa reservando la poca glucosa que queda para las funciones más elementales como evitar la pérdida de proteína almacenada en músculos, los signos más evidentes de que nuestro cuerpo está en cetosis son mal aliento, mareos, dolores de cabeza, orina con olor  fuerte, nauseas, perdida de calcio, posibles arritmias, pérdida de músculo, además de todo esto debemos puntualizar que el cerebro humano funciona con glucosa si carece de ella lo hace de cuerpos cetónicos estos tienen carácter ácido, hay fuentes que afirman que el 50% del cerebro puede utilizar cuerpos cetónicos como moneda energética pero el resto deber ser glucosa, si la dieta esta desvitalizada de hidratos de carbono a la larga problemas, los estados de cetosis generan una sensación de euforia tan transitoria como breve y onorexizante es decir no se tiene hambre, el problema viene cuando tienes que volver “SI o SI” a la normalidad es decir comer de todo, el efecto rebote es inevitable y ganas lo perdido con creces.