m rodriguez pastor,gabinete biosalud,perder peso,obesidad,celulitis,colesterol´triglicerido,acido urico,azucar alto,diabetes,higado inflamado
  Alimentación e hiperactividad infantil-M. Rodriguéz Gabinete BioSalud
 

Alimentación e hiperactividad infantil

Alimentacion e hiperactividad infantil
Alimentación e hiperactividad infantil que se puede decir de esta alteración, trastorno por déficit de atención e hiperactividad TDAH hay tanto publicado que añadir algo nuevo resulta imposible, aunque sea off-topic el British Medical Journal una de las revistas medicas más prestigiosas publica hoy que los recortes de la sanidad española han provocado que nueve de cada diez líneas de investigación desaparezcan esto conlleva que muchas patologías como esta y sobre todo las de origen infeccioso pasen su factura en breve además se cuestiona si dichos recortes servirán de algo, permítanme que retome algunos estudios publicados, el TDAH es una patología frecuente afecta a niños y jóvenes pudiendo continuar en edad adulta, el subcomité de ADHD de la American Academy of Pediatrics sitúa su prevalencia entre el 6 y el 10% en niños mayores de 6 años, sus problemas derivados repercuten a nivel personal, familiar, escolar, laboral y social, el doctor Ignacio Pascual Castro exjefe del Servicio de Neurología Pediátrica del Hospital La Paz de Madrid, afirma que los TDAH vienen definidos por la presencia de tres síntomas fundamentales, disminución de la atención, impulsividad e hiperactividad, hace algunos años el doctor Ben Feingold alergólogo y pediatra norteamericano, desarrolló una dieta que en su opinión podría prevenir ciertas alergias infantiles, la dieta mejoro las alergias pero también mejoro significativamente el comportamiento, niños problemáticos, inquietos, problemas de atención y concentración signos típicos del TDAH, la dieta Feingold se basa en una alimentación ecológica sin aditivos, colorantes, potenciadores del sabor, conservantes sintéticos que en su mayoría son derivados del petróleo y eliminar los alimentos ricos en salicilatos derivado de la aspirina, dentro de estos alimentos están las frutas y ciertas verduras en cuanto aconsejar una alimentación ecológica sin aditivos esto es bueno para todos ahora bien eliminar las frutas y verduras en la alimentación de un niño no estoy de acuerdo y más si se pueden suprimir otras cosas como los azúcares refinados evitando asi los ciclos de hiperglucemia e hipoglucemia que es sabido alteran el comportamiento en los TDAH, gominolas, chuches, bollerías, etc. Al igual que el consumo excesivo de lácteos puede generar intolerancias e irritabilidad intestinal hay que tener en cuenta que los lácteos y sus derivados son indispensable en las etapas de desarrollo además de ser ricos en triptófano, las grasas poliinsaturadas contienen ácidos grasos esenciales omega 3 y 6 imprescindibles para cualquier niño presentes en el pescado azul que también aporta triptófano o el aceite de oliva, regulan la irritabilidad y el nerviosismo ya que contribuyen al desarrollo neurológico e inmunitario su déficit puede ocasionar agravamiento de los síntomas.

En la escuela de psicología de la Universidad de Southampton Reino Unido se retomo la dieta de Feingold, el profesor Jim Stevenson que dirigió el estudio y colaboradores analizaron los cambios en el comportamiento que experimentaron un total de 300 niños separados en dos grupos uno de 3 años y el otro de 9, consumían en periodos semanales zumos de frutas sin aditivos y el mismo zumo con dos combinaciones de colorantes que además contenían el conservante benzoato de sodio utilizado con frecuencia en alimentación, padres y niños no sabían si el de esa semana llevaba los aditivos o no, los niños fueron monitorizados según los estándares que se emplean para el diagnóstico del trastorno TDAH, se comprobó que el comportamiento hiperactivo aumentaba los días que tomaban el zumo con aditivos, tanto en los niños con este trastorno como en los que no lo padecían, el profesor Stevenson dijo “Si bien algunos niños se vieron mucho más afectados que otros, el efecto fue innegable científicamente hablando”. También decir que las vitaminas del grupo B, vitaminas antioxidantes A, C, E, minerales como el calcio, hierro, magnesio, zinc y selenio estimulan las funciones cerebrales, ayudan en el metabolismo de la glucosa y contribuyen al equilibrio nervioso, los aminoácidos influyen en la síntesis de varios neurotransmisores el triptófano precursor de la serotonina y la L-teanina aminoácido libre que se encuentra en la planta del té, se sintetiza en la raíz y se concentra en las hojas, este aminoácido no está ligado a ninguna proteína lo que permite su aislamiento, tiene capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica y puede influir en los neurotransmisores relacionados con el estado de ánimo, ambos aminoácidos inducen a la relajación, mejoran la calidad del sueño, la ansiedad, el aprendizaje y la concentración.